04 de Abril de 2020
Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos.
Mateo 5:3

Reflexión


Coheredero del cielo

Señor, abro mi corazón y te pido que me des una pasión para poder compartir este gran legado de riquezas sin fin y vida eterna con los pobres de este mundo que no tienen nada. Gracias por hacerme un coheredero del cielo por fe en Tu Hijo amado. Tú eres mi herencia. Padre Celestial, te alabo por amarme y darme la soberana herencia en Ti.

Comparte esta reflexión