16 de Julio de 2020
Así que ya no son dos, sino una sola carne. Por tanto, lo que Dios ha unido, ningún hombre lo separe.
Mateo 19: 6

Reflexión


La fidelidad conyugal

Desde el principio, es fundamental que el hombre y la mujer se complementen, para ello se requiere una comunicación intima y profunda gracias a la entrega mutua entre los cónyuges. Esta unidad fue el propósito de Dios cuando creó la raza humana, hombre y mujer, quiso esta unidad para la felicidad de la pareja.

La fidelidad conyugal es un testimonio a lo que Dios previó para la felicidad de los seres humanos. La voluntad de Dios y todos sus recursos están ahí para que nuestra unión sea feliz, primeramente para nuestros hijos, dándoles un hogar, amor, seguridad para crecer y desarrollarse.

Comparte esta reflexión